Menos azúcar, menos calorías

Menos azúcar, menos calorías

¿Que tiene de malo el azúcar? Pues en realidad nada. El problema está en cuando éste es añadido a los alimentos de forma voluntaria. Los azúcares añadidos son aquellos que endulzan un alimento y que añaden calorías a éste, pero no ofrecen prácticamente ningún otro tipos de nutrición.

Cuanto más azúcar comemos, más queremos. Los estudios demuestran que reemplazar los alimentos dulces con versiones sin azúcar no ayuda. Los edulcorantes artificiales no satisfacen un deseo de azúcar. La solución está pues en reiniciar las papilas gustativas con menos azúcar. Según una investigación publicada en el American Journal of Clinical Nutrition, tu puedes hacer esto en un corto período de tiempo, al igual que es posible reducir el deseo de sal.

¿Cómo puedo reducir el deseo por el dulce?

Reduzca la cantidad de dulces que come todos los días, pero hágalo gradualmente. Resista a la tentación. Añade más fruta a su dieta, será azúcar que además le proporcionará vitaminas.
Comience el día con un desayuno nutritivo que incluya proteínas. Compre alimentos no endulzados como yogur natural, avena y cereal de grano entero y endulza usted mismo.
Por último, el ejercicio. Se ha descubierto que, además de los beneficios para la salud, el ejercicio comienza una reacción en cadena que reduce su deseo de alimentos insalubres y altos en calorías.
Tomar mejores decisiones te ayudará a romper el ciclo del azúcar. Estarás satisfecho con los alimentos bajos en azúcar y apreciarás los dulces como golosinas ocasionales.

Consejos para evitar azúcares añadidos

El primer paso para reducir la ingesta de azúcar de su familia tiene lugar en el supermercado. Ve con cuidado a la hora de leer las etiquetas suelen ocultarse azúcares añadidos, en su lugar, llene su carrito de la compra con opciones más saludables. Nosotros recomiendo el uso de frutas y verduras que son naturalmente dulces. Un ejemplo práctico: puedes añadir un puré de plátano en vez de azúcar. Evita los refrescos. Recomendamos el agua, la leche, el té sin azúcar o ponerle al agua unas rodajas de limón y pepino para que seaa más refrescante. También puedes reducir la ingesta de azúcar añadido en casa cocinando desde cero.

Fuentes comunes de azúcares añadidos

Algunas fuentes de azúcares añadidos son fáciles de detectar, tales como:

  • Bebidas azucaradas (soda, ponche de frutas, café dulce y bebidas energéticas)
  • Cereales azucarados
  • Caramelos y chocolates
  • Yogur con sabor
  • Productos horneados como pasteles, pasteles y galleta

Sin embargo, los azúcares agregados pueden esconderse en algunos lugares sorprendentes, incluyendo:

  • Cereales integrales
  • Avena instantánea
  • Comidas congeladas
  • Salsa para pasta
  • Frutas secas, frutas enlatadas, compota de manzana y jugos de frutas
  • Comida para bebé
  • Salsa barbacoa, ketchup, aderezo para ensaladas y otros condimentos

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *